Arquetipos cósmicos y las doce noches de Rudolf Steiner

Rudolf Steiner sobre las  DOCE NOCHES SANTAS
(reflexiones de interés por su relación con los arquetipos cósmicos)

Según Steiner, el 24 de Diciembre empiezan las 12 Noches Santas. Son símbolos para las 12 Fuerzas del Alma que debemos hacer vivir en nosotros. Y así esta indicación es válida para siempre, y no sólo para las 12 Noches Santas.

El 1 de Enero a las doce del mediodía tenemos al Sol lo más cerca posible de la Tierra y es por eso justamente que hay cinco y medio días antes y cinco y medio días después del tiempo de las 12 Noches Santas. Estas noches, las más oscuras del año tenemos más cerca al sol de espíritu. Lo cual significa que el sol espiritual brilla desde adentro de la tierra. Trasluciendo todo, pero desde adentro, no como después, cuando ilumina la tierra desde lo alto. Durante la vivencia de la Navidad, con sus 12 Noches Santas, ponemos la semilla para los próximos 12 Meses del Año. Por esto son estos 12 días tan importantes.

“Ante todo, su propio nombre, doce alude a su unión con el ciclo anual, tomado en su conjunto, y a través de este ciclo con todo el Macrocosmos que rodea nuestra Tierra. Se puede decir que las Fuerzas Cósmicas, una detrás de la otra, dirigen la marcha del año durante sus doce meses y una vez al año, en el transcurso del período situado entre el 25 de Diciembre y el 6 de Enero, estas fuerzas actúan de tal manera que los trece días y las doce noches ahí contenidas, llegan a convertirse, en cuanto a su contenido espiritual, en una especie de reflejo concentrado de fuerzas espirituales que forman, a partir del Macrocosmos todo el ciclo anual”.

Arquetipos planetariosLas Doce Santas Fuerzas del Universo… que están representadas simbólicamente en los Doce Signos del Zodíaco, las Doce Fuerzas Universales del Cosmos, cómo las llama Rudolf Steiner, prestando atención, para su profundización, al hecho de que se encuen­tran las Doce Noches Santas entre la fiesta de Cristo (Navi­dad) y la fiesta que debe celebrarse el 6 de Enero` (Conferencia de 21-XII-1.911).

La sola posición exte­rior de estos días en el ciclo anual, en el seno del invierno, durante el período de máximo despertar del Espíritu de la Tierra en el interior de Su Cuerpo Planetario, testifica su particular significación para toda la vida del año. Porque, en el tiempo de invierno y en particular en el transcurso de estas dos semanas que siguen al solsticio de invierno, la Tierra rememora con la mayor intensidad lo que Ella misma ha vivido, durante el verano, en las lejanías del Cosmos, en el mundo de las estrellas errantes y , sobre todo, en el mundo de las estrellas fijas. A lo largo del verano el Espíritu de la Tierra reside en las lejanías del mundo y en invierno, y en particu­lar durante el tiempo de las Doce Noches Santas, en medio de los recuerdos de sus pensamientos.

Estos son los Portales Cósmicos que literalmente se abren al Cielo en esta época del año; y simultáneamente al principio del destello del Sol Espiritual en las tinieblas de la noche invernal, se descubre cada año al hombre la posibilidad de echar una mirada, única en su género, al Cosmos jerárquico, a la actividad universal de las Jerarquías Superiores conduciendo nuestra Tierra (Conferencia de 27-VI-1.924)”. (Sergi O. Prokofieff).

En las siguientes entrada explicaremos las cualidades de cada uno de los arquetipos o noches santas según Steiner para que cada uno elabore sus propias reflexiones y las pueda aplicar según sus necesidades.

 

Anuncios