Sentimiento

Sentimiento

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)

Sentimiento. Uno de los conceptos más utilizados en el lenguaje coloquial. Se emplea constantemente en el sentido de dar un mayor o menor valor a algo y parece que «todo el mundo entiende» lo que con ello se quiere decir.

Científicamente es difícil dar una definición idónea y por eso, por ejemplo en psicología, suele evitarse.Sólo en C.G. Jung se encuentra claramente delimitado el concepto frente a las otras tres funciones tipo: sentimiento, pensamiento, sensación e intuición.

Como en la literatura astrológica, sobre todo en el pasado, no era usual definir los conceptos que se utilizaban, la asignación del sentimiento a factores astrológicos es muy diversa, cuando no confusa, en los autores tradicionales.

Venus es el planeta que con mayor frecuencia se relaciona con el sentimiento, especialmente en conexión con las relaciones o el amor. En segundo lugar se encuentra la Luna, en el sentido de los constantes cambios del estado de ánimo o, de una forma más moderna, más como «inconsciente», es decir, Luna = inconsciente. En tercer lugar, desde C.G. Jung, se emplea el elemento agua en relación con el sentimiento.

El agua hace sensible y adaptable. Es un elemento, un medio en un estado agregado determinado en el que un planeta se encuentra sumergido si se encuentra en un signo o casa de agua y que hace que el planeta sea más sensible o emocional – pero que no cambia su propia función.

Los planetas representan nuestros órganos vitales con determinadas funciones vitales y las casas o los signos sólo pueden modificarlas. En cambio, la Luna y Venus son órganos con funciones sentimentales.

La Luna, como instancia de la personalidad o del yo, es, ante todo, sensitiva. Se ocupa fundamentalmente de buscar la confirmación sentimental de su yo en el contacto simpático con el entorno – es sensible a los sentimientos y reacciona de manera susceptible a la exteriorización de sentimientos no simpáticos. Todas las relaciones humanas se basan en gran medida en las funciones de la Luna mientras somos conscientes. En nuestra cultura intelectual, los sentimientos se muestran y/o se responden, en general, mediante el lenguaje corporal (esto también incluye ropa, peinado, etc.) y mediante el tono de la conversación.

Venus en cambio es selectivo, es decir, escoge lo que es más adecuado para su constitución o forma de ser. No busca sino que, al contrario, acepta lo que le viene y absorbe sentimentalmente lo que armoniza con él. Por eso es la capacidad que tenemos de diferenciar estéticamente, es tener «sentido del estilo o gusto» pero también es emocionalmente rígido frente a la disarmonía o la falta de estilo y totalmente subjetivo en sus criterios de elección. Para Venus lo desagradable puede ser insoportable – «sobre gustos no hay disputas…».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s