Señor del nacimiento

Señor del nacimiento

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)

Señor del nacimiento, el elemento dominante o indicador del perfil del horóscopo. Desde tiempos inmemoriales, los astrólogos han intentado interpretar el horóscopo como un todo – ver en el horóscopo una estructura contenida en el mismo. Pero esto no es nada fácil con la multitud de uniones y conexiones de sus distintas partes. Con la esperanza de obtener una visión general, los astrólogos se han planteado una y otra vez a lo largo de los siglos la siguiente pregunta: «¿Qué es lo más importante en el horóscopo? ». Y esta simple pregunta, en el curso de los años, ha producido una gran cantidad de conceptos diferentes y sus correspondientes métodos de determinación. Uno de los más antiguos y también el más duradero en el tiempo es la determinación del señor del nacimiento.

«Al principio fue el Horoskopium». La forma original de horoscopía sólo conocía esto: el grado del zodíaco ascendente en el este en el momento del nacimiento. Este grado se consideraba determinanante para el carácter y el destino de la persona. Esto se expresa en los monómeros (grados simbólicos o destino de los grados) de los clásicos y en las distintas y hoy todavía existentes astrologías de grados.

En su uso en la práctica, estos métodos tienen la desventaja de que muy a menudo toman un único grado para todo el horóscopo, lo cual es muy práctico y sencillo puesto que sólo debe interpretarse un elemento, pero resulta una sobresimplificación exagerada y, a la vez, una representación unilateral del carácter.

Los caldeos de la antigua Roma ya argumentaban con el regente del Ascendente. Como tal se describe el planeta que tiene su domicilio (regencia) en el signo que se encuentra en el Ascendente. Este planeta se consideraba como el «regente de todo el horóscopo» – Ptolomeo afirmaba que incluso determinaba la apariencia física. No obstante, la observación de la realidad demuestra que, por lo menos esto último, no es cierto. Investigaciones estadísticas modernas muestran que esta regla no confirma su propia cuota de probabilidad.

En posteriores búsquedas del «factor más importante» surgieron, a partir del siglo XVI, una gran cantidad de variantes metódicas de la mencionada regla del Ascendente y también reglas sustitutorias como «el planeta más alto del horóscopo» o «el Stellium» (conjunción múltiple) o el «dominador de tensiones» y otras. Pero con el tiempo se ha impuesto y se ha mantenido de forma persistente una simplificación de la regla del Ascendente, en concreto, «el signo del Ascendente»…

Desde el punto de vista psicológico y analizado desde la realidad terapéutica, se trata de métodos altamente insuficientes que intentan obtener un perfil del carácter a partir de un factor único aislado y pretenden darle validez para el todo. Y tampoco encajan con la tendencia general de la humanidad de finales del siglo XX, de pensar en conceptos de conexiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s