Progresión de la edad

Progresión de la edad

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)

Progresión de la edad, también Reloj de la vida, método de cronometría (medida del tiempo) en el horóscopo, desarrollado por el autor de este glosario.

Es una mecánica de tiempo del sistema de casas que empieza su curso en el Ascendente, en el momento del nacimiento y, con un ritmo de 6 años por casa, al cabo de 72 años, pasa de nuevo por el Ascendente.

Como el método mide el movimiento en el tiempo con una medida constante (incremento fijo), como muchos expertos hacen, puede clasificarse en el grupo de las direcciones simbólicas.

Técnicamente esto es correcto, no obstante, desde el punto de vista de la interpretación práctica, este método se muestra mucho más productivo que la mayoría de direcciones simbólicas.

La progresión de la edad es fundamentalmente un método psicológico. Por eso, a diferencia de otros métodos de progresión, no es adecuado para realizar pronósticos de acontecimientos.

En los horóscopos personales, la progresión de la edad muestra de forma altamente diferenciada los procesos internos de la psique de la personalidad (sobre todo los del inconsciente). En el caso de horóscopos colectivos (estados, comunidades, equipos de empresa, etc.) lo que puede determinarse es el cambio de las necesidades y del estado de ánimo en la psique de la masa o del grupo.

En sintonía con lo que es la vida, es esencial contemplar la progresión de la edad como un flujo permanente y no como una serie de visiones puntuales aisladas de posiciones de aspectos calculadas individualmente, como acostumbra a ser usual en los trabajos de predicción. En el método de la progresión de la edad nunca se produce la situación de: «En este período no existen aspectos». Así como siempre puede hacerse una descripción psicológica de la situación de un ser humano en un determinado momento de su vida, de la misma forma, la progresión de la edad permite realizar afirmaciones para cualquier punto del tiempo.

La progresión de la edad es de gran ayuda en todos los procesos psicoanalíticos. Puede aportar gran precisión y reducir considerablemente el tiempo total del proceso. A menudo, «de un vistazo» puede determinarse el momento en que se produjeron experiencias traumáticas o causantes de complejos en la infancia, así como el tipo de vivencia subjetiva que se tuvo de ellas, lo que permite trabajar con el cliente de una manera mucho más dirigida y rápida.

Uno de los aspectos que el trabajo con la progresión de la edad ha puesto de manifiesto es que, en una misma fase de la edad, todas las personas afrontan el mismo tipo de tareas y problemas. Esto está representado en los sucesivos pasos de seis años por las doce casas astrológicas.

Por ejemplo, la famosa «crisis de los cuarenta» corresponde a la temática de la fase de la edad de la casa ocho. Estas fases de la edad constituyen un fenómeno humano general al que están sometidas todas las personas de la misma forma. Partiendo de este conocimiento y con una experiencia de más de treinta años de trabajo con este método, se ha desarrollado una verdadera teoría de las fases de la edad que ha mostrado ser de gran ayuda en el trabajo terapéutico.

 

Fases de la edad

El descubrimiento del reloj de la vida fue el típico «hallazgo por azar», surgido de un intensivo trabajo terapéutico con clientes y de ninguna manera un «invento», como ocasionalmente alguien ha manifestado. Del mismo modo, la medida de seis años por casa no es una elección arbitraria (algunos critican que no sean siete) ni tampoco una «cifra sagrada», sino una medición horoscópica de la vida claramente efectiva, determinada en un largo, cuidadoso y pragmático trabajo de investigación (a partir de cientos de casos prácticos). Además, la esperanza media de vida actual del ser humano (72 años) es, en cierto modo, una confirmación de esta cifra (12 casas x 6 años).

La experiencia demuestra que el método sólo funciona de forma exacta si se utiliza el sistema de casas del lugar de nacimiento (GOH o casas de Koch) (originalmente desarrollado por Zanziger y Specht, y propagado por el Dr. Walter Koch). Con otros sistemas, las concordancias temporales exactas con acontecimientos sólo se producen cerca de los ejes principales (AC-IC-DC-MC) (en el caso de casas iguales y, según el método que se utilice, sólo cerca del eje AC-DC o del eje MC-IC.

Sólo existe un único método comparable a la progresión de la edad: La «dirección sexagenaria» del padre capuchino Francois Yves que vivió en el siglo XVII.

(Según Knappich, en el 150 a.C., Petosiris ya había realizado una propuesta parecida; sin embargo, no se conoce la cifra que utilizaba). Yves utilizó 60 años para la revolución completa. Esto podría significar que la medida de cálculo de la progresión de la edad varía con la esperanza media de vida de la época.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s