Miedo

Miedo

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)

Miedo, estado emocional de la psique; dolor psíquico. El miedo (alemán: Angst) y el temor (alemán: Furcht) están emparentados y son, a menudo, intercambiables. Pero el temor es racional, es decir, es una señal de aviso de peligros que podrían ocasionar dolor o que, de alguna manera, podrían amenazar, limitar o poner en peligro la propia vida. En consecuencia, esto significa que el temor cumple una función necesaria para la supervivencia, cuyo mal funcionamiento puede ocasionar incluso la muerte.

El miedo es, en cambio, temor al dolor (en lugar de temor al peligro). A veces nos encontramos en situaciones totalmente seguras, en las que no hay ningún motivo para temer, y sin embargo tenemos miedo. A nadie le gusta el dolor y el miedo que le tenemos nos impulsa a hacer cosas para evitarlo (prevenir, apartarse, huir) o protegernos del mismo (dispositivos de protección, defensa o ataque). El miedo puede ser tan intenso que llegue a convertirse en pánico o presentarse en un número de formas tan grande que estemos permanentemente ocupados en un esfuerzo constante por huir o conseguir seguridad.

En realidad, el ser humano debería esforzarse para superar sus miedos y llegar a vivir sólo con el (sano) temor. Pero luchar contra el miedo o compensarlo no es una solución. Es mucho más efectivo acercarse en la medida de lo posible a la causa, es decir, al peligro original y mantenerse firme frente al temor que allí se presenta. De esta forma se puede entender la verdadera condición del peligro y se pueden adoptar las medidas pertinentes. Si al realizar el acercamiento no encontramos ningún peligro real, indica que se trataba de un miedo artificial (muchos de estos miedos artificiales son consecuencia de una educación en la que se ha realizado demasiado énfasis en el miedo).

Desde el punto de vista astrológico, el miedo se muestra en múltiples posiciones en el horóscopo individual. Podría hacerse un largo catálogo de formas de miedo. Pero lo esencial es comprender que el miedo no puede reconocerse a partir de un solo elemento (p.e. un planeta), sino sólo considerando el efecto conjunto de varios planetas (aspecto) y su posición en un determinado lugar del sistema de casas y del zodíaco.

Cada planeta, cada signo y cada casa tiene un temor potencial característico en sí, pero sólo puede degenerar en miedo si existen estímulos difíciles de dominar provenientes de otros elementos. Por ejemplo, es fácilmente comprensible que el efecto combinado (p.e. en conjunción) de dos planetas contrarios como la Luna (temor a la soledad) y Marte (temor a la impotencia) puedan ocasionar una compensación del miedo que, p.e. podría exteriorizarse en un comportamiento de «pavoneo» erótico (la persona no quiere parecer ni impotente ni frígida).

Los miedos básicos de los diez planetas podrían formularse así:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s