Los límites de las constelaciones

Los límites de las constelaciones

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé, 2004)

La delimitación de las actuales 88 constelaciones celestes es el resultado de una larga historia. No obstante, para los astrólogos sólo son interesantes las doce constelaciones atravesadas por la trayectoria del Sol: las constelaciones zodiacales. Estas constelaciones son importantes en conexión con el > principio de las eras, que se basa en el desplazamiento de las constelaciones con respecto a los signos zodiacales tropicales (divisiones de 30º de la trayectoria del Sol).

Aparentemente, en la antigüedad todavía no había surgido la necesidad de realizar una clara delimitación de las constelaciones. Sólo era importante determinar qué estrellas individuales formaban una constelación. Los sumerios, por ejemplo, distinguían 31 constelaciones en todo el cielo y para su descripción utilizaban 66 estrellas guía, cuyas posiciones se habían medido ya esmeradamente en el 2340 a.C. y se han encontrado documentadas con una exactitud de nivel de grado en el famoso > Mul.apin.

La primera delimitación importante del cielo para el cálculo del tiempo y del calendario fue realizada por los sumerios hacia el año 2340 a.C. Para ello, dividieron la trayectoria del Sol a lo largo del año en doce partes de igual tamaño (30º) y dieron a esas secciones el nombre de los meses: Nisannu, Ajjaru, Simanu, Du’uzu, Abu, Ululu, Taschritu, Arachsamna, Kislimu, Tebetu, Schabatu, Addaru. Esta división se realizó sobre «Charranu», el camino del Sol, la Luna y los planetas (> eclíptica), de forma que el primer día de Nisannu coincidiera con el punto medio de la constelación ARURU (Piscis), el primer día de Ajjaru con el punto medio de (LU) CHUN.GA (Aries)… La posición del Sol en el punto vernal o 0º Aries (inicio del año) caía en el 15 de Nisannu.

Así pues, los «inventores» de la división del zodíaco en doce partes iguales fueron los sumerios. Sin embargo, este círculo de meses estaba desplazado 15º con respecto al zodíaco y, en consecuencia, sólo tenía una relación indirecta con las constelaciones (las cuales no habían sido delimitadas) porque debido a la > precesión, en el curso de los siglos, ambos sistemas se desplazaron cada vez más entre sí. Más de mil años después, esto sirvió de estímulo a los babilonios para el desarrollo del actual sistema de signos zodiacales.

Anillo exterior: Zodiaco tropical sumerio.
Anillo interior: Zodíaco sideral (constelaciones)
(ascensos heliacales) (primero de la mañana).

De la época clásica de los griegos y los romanos tampoco nos ha quedado ningún tipo de límites de las constelaciones. Así, por ejemplo, Arathos en su Phainomena (ca. 270 a.C.) enumera 47 constelaciones (el hemisferio sur por debajo de la latitud 50º S todavía era desconocido) pero no cita ningún tipo de límite.

Esto permaneció así hasta que, en el siglo XVI aparecen los primeros los primeros atlas celestes impresos. En los siglos siguientes, mediante la definición de los límites de las zonas de las constelaciones, se intentó una y otra vez asignar todas las estrellas conocidas, incluso las más débiles, a una constelación. Sin embargo, estas asignaciones variaban considerablemente entre diferentes autores y las líneas fronterizas eran cada vez más sinuosas. Y como se empezó a dar a las estrellas nombres como Alfa Arietis (primera de Aries) o Betha Gemini (segunda de Géminis), finalmente hubo que establecer un convenio unificado.

Las constelaciones Piscis y Acuario con sus límites; arriba según la representación en el Ball´s Atlas of Astronomy de 1892; abajo con los límites actualmente vigentes.

Finalmente, en 1922, la asamblea general de la Unión Astronómica Internacional (IAU), después de extensas deliberaciones (se regateó respecto a la asignación de algunas estrellas) encargó al astrónomo belga Eugène Delporte una definición exacta que estableciera los límites de las constelaciones con zonas rectangulares siguiendo la red de medición de la declinación y la ascensión recta. El resultado de este trabajo apareció en 1930 en el libro: «Delineation Scientifique des Constellations» y, desde entonces, éstos son los límites válidos.

En el proceso se dio un lapsus astrológicamente imperdonable, puesto que en la zona de las constelaciones de Escorpio y Sagitario, la constelación de Ofiuco (el que manipula las serpientes) fue alargada demasiado hacia el sur, pasando a estar sobre el zodíaco. Debido a esto, durante aproximadamente 20 días, la trayectoria del Sol pasa por esta constelación en lugar de pasar por Escorpio. No obstante, a lo largo de toda la historia, Ofiuco no se describe en ningún momento como constelación zodiacal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s