Fetiche

Fetiche

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)

Objeto que sustituye a un sujeto. Los fetiches son objetos que deben recordar a un ser (normalmente a una persona, pero también a animales domésticos, etc.).

Por lo general se trata de un objeto que procede de la persona (o del animal) en cuestión, sea de su cuerpo (por ejemplo, un rizo de pelo), un trozo de ropa, un objeto que utilice o que sea de su propiedad, o también una imagen de la persona.

El uso de fetiches como piezas de recuerdo es algo muy cotidiano. Pero también se pueden utilizar como medio en sentido mágico, lo cual va desde la «adoración» de un fetiche, por ejemplo, para acercarse a una persona secretamente amada, hasta la influencia mágica a distancia (magia vudú) o incluso hasta el intento de matar a una persona mediante la manipulación del fetiche (magia negra).

Los amuletos, los talismanes y los objetos de culto están emparentados con los fetiches. Los dos primeros, no obstante, no están orientados a personas, sino a fuerzas. Se hacen de forma que deben atraer hacia sí determinadas fuerzas (frecuentemente ocultas) para proporcionárselas al portador.

En astrología son bien conocidos los colgantes, los anillos y los brazaletes que deben proporcionar fuerzas zodiacales o planetarias.

En cambio, los objetos de culto son fetiches de cuño religioso que deben elevar la conciencia a la esfera espiritual, a Dios o a los dioses. Para éstos, así como para los amuletos y talismanes, hay (y ha habido en todas las épocas) un comercio devocional en todo el mundo.

El fetichismo, como concepto psicológico, es una inclinación morbosa o enfermiza en sentido de un comportamiento sustitutorio obsesivo.

En la mayoría de psicologías se comprende específicamente como un malfuncionamiento sexual. Si, por ejemplo, debido a su educación moral o debido a una experiencia traumática, una persona no encuentra acceso al otro sexo o el acceso no es suficiente, puede servirse de las típicas características del otro sexo (preferentemente la ropa) para obtener estímulo sexual.

Pero sólo se trata de un proceso enfermizo si con esta manipulación se puede llegar a la satisfacción sexual sin depender de otra persona – porque entonces la persona ya no puede experimentar la sexualidad con su objetivo natural (la procreación). POr lo demás, el empleo de fetiches es una parte bastante normal de la experiencia sexual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s