La psicología astrológica

La psicología astrológica

Bruno Huber (1930-1999)
(Extracto del Astroglosario de Bruno Huber)

La psicología astrológica es una psicología que se sirve de la astrología como herramienta de diagnóstico. Se basa fundamentalmente en los conceptos psicológicos de la psicología profunda pero también en las ideas de la psicología humanista y de la psicología transpersonal. En cuanto a su modelo conceptual, de lo que más cerca se encuentra es de la psicosíntesis de Roberto Assagioli.

A diferencia de la mayoría de psicologías que parten de los cuadros patológicos, la psicología astrológica parte de un concepto de ser humano orgánico, autoregulado y, por lo tanto, subjetivamente sano: «Sólo está enfermo quien se considera enfermo». El tema central del trabajo de la psicología astrológica es precisamente la búsqueda de las razones por las que una persona «se siente enferma».

Las actividades de enseñanza de psicología astrológica y de asesoramiento o terapéuticas mediante psicología astrológica tienen una motivación muy clara: incrementar la capacidad de aprendizaje de la persona y estimular su propio pensamiento evitando ofrecerle recetas y soluciones prefabricadas. En otras palabras, se trata de poner a disposición de la persona una herramienta eficaz que la ayude a conocerse a sí misma. El autoconocimiento se traduce directamente en más libertad, creatividad y alegría de vivir.

Una de las características más importantes de la psicología astrológica es el enfoque holístico (global) de los problemas del ser humano. Esta particularidad no sólo se tiene en cuenta en el modelo conceptual psicológico sino también en la selección y la utilización de las técnicas astrológicas.

La metodología empleada debe satisfacer la exigencia básica de que todas sus partes armonicen de forma complementaria entre sí. Así pues se trata de un método integrado y completo (lo cual no significa que esté cerrado a nuevos desarrollos y perfeccionamientos). Ésta es la razón de que se haya descartado la inclusión de técnicas de astrología tradicional que, si bien desde el punto de vista lógico pueden ser válidas por sí mismas, dentro de la globalidad de la metodología serían difícilmente integrables y quedarían como partes aisladas. Estas técnicas pueden disminuir la libertad y la independencia del ser humano, o producir un «efecto lupa» y, de este modo, distorsionar las proporciones de la imagen del ser humano.

Las técnicas descartadas son fundamentalmente técnicas de predicción, tanto clásicas como modernas. Estas técnicas, que sin duda funcionan de forma puntual, normalmente formulan los acontecimientos como algo que nos viene desde el mundo exterior. En cambio, la psicología astrológica sostiene que, en realidad, las fuerzas que determinan cómo se perciben de forma subjetiva los acontecimientos externos, cómo se experimentan, cómo se valoran y cómo se responde a ellos son las experiencias o vivencias del mundo interior de la personalidad. Estas experiencias del mundo interior pueden trazarse y comprenderse mediante una técnica denominada progresión de la edad. La progresión de la edad o punto de la edad es una especie de reloj que se pone en marcha en el momento del nacimiento de la persona y avanza por el horóscopo indicando cómo la persona se interesa por las distintas áreas de su horóscopo en el transcurso de su vida y cómo, de esta manera, va conformando su carácter.

En la selección de los medios técnicos también ha influido considerablemente una importante exigencia orgánica: la simplificación. Uno de los rasgos principales del intelecto del ser humano de hoy es el pensamiento causal lógico-lineal: un pensamiento que funciona de forma esencialmente analítica. Este tipo de pensamiento tiende a la descomposición del todo en sus partes, esto es, a la concentración en los detalles y a la pérdida de la visión global. El empleo de un gran número de técnicas no resuelve los problemas de interpretación: en realidad, complica más la interpretación.

En astrología, muchas veces se enseña que una interpretación es correcta sólo si se puede confirmar con varias técnicas diferentes. En cambio, el principio de la psicología astrológica es totalmente opuesto: si se utilizan varias técnicas para obtener claridad, indica que no se han aprovechado suficientemente los medios primarios.

En este sentido, en psicología astrológica, los elementos primarios están claramente delimitados: son los mencionados por Ptolomeo, que pueden clasificarse en cuatro niveles:


Las definiciones de estos (pocos) elementos son muy precisas y en la interpretación se utilizan de forma muy consecuente, teniendo siempre muy presente el nivel existencial del que se trata (de los cuatro mencionados). A continuación se enumeran algunas de las principales características del método:

Una representación gráfica clara del dibujo del horóscopo como requisito necesario para la percepción sensorial de la singularidad del horóscopo y sus proporciones. Cada uno de los elementos (niveles) mencionados antes tiene su propio espacio asignado en el dibujo y, además, se emplean colores que permiten obtener rápidamente una visión global de la distribución de cualidades.

Delimitación de los significados de los planetas. La experiencia de muchos años ha permitido ha permitido ir reduciendo cada vez más la formulación del significado de los símbolos planetarios hasta llegar a sus contenidos esenciales, de forma que ya no se producen solapamientos entre las definiciones planetarias. Esto ha sido estrictamente necesario para poder realizar la investigación, de lo contrario se producían imprecisiones que imposibilitaban la obtención de resultados claros.

Figuras de aspectos. La interpretación de los aspectos individuales se ha mostrado problemática: la aplicación secuencial de las definiciones de los aspectos puede plantear incongruencias e incluso contradicciones irresolubles en la interpretación. Por lo general, un planeta no recibe un sólo aspecto sino que está unido a dos o más planetas mediante varios aspectos. Estos aspectos deben interpretarse como unidos puesto que los aspectos individuales que forman parte de una figura se influencian mutuamente. Pero fusionar conceptualmente las diferentes interpretaciones individuales de aspectos es algo prácticamente imposible. La solución de este problema está en la consideración del hecho de que las figuras de aspectos (figuras triangulares, quadrangulares y de más ángulos) tienen su propio significado independientemente de los planetas. Las figuras actúan a modo de supraconcepto para los planetas contenidos en las mismas. Por eso, en psicología astrológica, el horóscopo se interpreta fundamentalmente a partir de la estructura de aspectos. Los planetas, los signos y las casas se interpretan en un segundo nivel como órganos de ejecución y áreas de actuación. De esta manera, la interpretación ofrece una imagen proporcionada de la persona (una imagen global del carácter).

Curva de intensidad. Una amplia investigación ha puesto de manifiesto que en cada casa existe una curva de intensidad, similar a una curva senoidal, que indica la intensidad del efecto (la fuerza de la actuación) de un planeta según su posición en la casa. El máximo de esta curva se encuentra en la cúspide y el mínimo en el punto indicado por la sección áurea, cerca del punto medio de la casa (el punto de reposo). Esta curva proporciona una información precisa sobre las energías disponibles y, en consecuencia, empleables en la vida, de cada planeta. Esta información es imprescindible para poder realizar un diagnóstico psicológico diferenciado.

El horóscopo de las casas, los cálculos dinámicos y los cuadrantes dinámicos son innovaciones cuyo desarrollo ha sido posible gracias al descubrimiento de la curva de intensidad. Estos elementos permiten realizar una diferenciación nada fácil de hacer en psicología: permiten distinguir por una parte el comportamiento innato (la disposición hereditaria o genética) y por otra el comportamiento aprendido (la educación, la influencia del entorno, el condicionamiento).

Estos instrumentos proporcionan la clave para abordar uno de los principales grupos de problemas psicológicos: los conflictos y las presiones que se producen en la infancia y en la adolescencia debido al contraste entre los esfuerzos educativos de los adultos, típicos del entorno, y los rasgos de carácter originarios y congénitos del niño. Esta definición puede ajustarse mucho más teniendo en cuenta el espacio familiar personal.

El modelo de familia, determinado por las posiciones del Sol, la Luna y Saturno en el horóscopo, muestra la experiencia subjetiva del niño en lo referente a la relación con sus padres o, en su caso, con las personas o instituciones que, a modo de sustitución, hayan desempeñado este papel. Permite comprender el tipo de unión con el padre y con la madre, así como posibles trastornos en la relación con el otro sexo que pueden exteriorizarse en problemas de relación de pareja. Aquí se encuentran también las verdaderas raíces de la relación personal con el poder y con la sociedad.

De estas mismas posiciones también se deduce el modelo de roles de la personalidad en el adulto. La identidad y la integridad de la persona en sus tres niveles (mente, emociones y cuerpo) se van formando en la infancia sobre la base de la experiencia del modelo de familia (roles de padre, madre e hijo). Esto puede deducirse de las posiciones del Sol, la Luna y Saturno en el horóscopo, y de los aspectos entre ellos.

En psicología astrológica se suele trabajar con tres horóscopos: el horóscopo base o radix, el horóscopo de las casas y el horóscopo del Nodo Lunar. Este último incorpora la dimensión del inconsciente que Jung describió como «sombra».

Anuncios

La casa 5

La casa 5

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé, 2007)

Astrolog número 158, julio-2007
 2007 API Verlag (Adliswil/Zurich)

La casa 5 es una de las casas que suelen interpretarse de manera parcial o errónea. A menudo, en referencia a esta casa, sólo se menciona la cuestión del erotismo o el tema se centra en los hijos. Y esto son visiones excesivamente parciales.

En realidad, todas las casa fijas suelen ser mal comprendidas. Esto se debe, sin duda, al hecho de que tienen que ver con formas y estructuras predeterminadas y, en consecuencia, admiten fácilmente que se empleen términos concretos como conceptospatrón.

Continuar leyendo La casa 5

Kretschmer, Ernst

Kretschmer, Ernst

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé, 2000-2007)

  1990-1995 API Verlag (Adliswil/Zurich)

Nacido el 8 de octubre de 1888, a las 08h00 HL, en Wüstenroth Wurtemberg/ D); profesor de psiquiatría y neurología en Tübingen y Marburg.

Creó una tipología de constituciones físicas en la que, con extenso material clínico, demostró la existencia de correlaciones entre tipos de constitución física y características de temperamento. Diferencia tres tipos de complexiones físicas (y esto es interesante desde el punto de vista astrológico) que pueden compararse con las tres cruces del zodíaco. Se desconoce si Kretschmer sabía astrología y si en sus investigaciones se apoyó en ella, pero es bastante improbable. Es bastante posible que tuviera conocimiento de los trabajos de Lavater, Kupfer (frenología) y Huter (psicofisionomía). En todo caso, en los niveles principales, las similitudes entre los tipos de Kretschmer y las ideas de Lavater, Kupfer y Huter por una parte, y las cruces astrológicas por otra, no deben pasarse por alto.

En la psicología actual, la tipología de Kretschmer apenas se utiliza. Una posible razón podría ser que los tipos puros, tal como Kretschmer los describe, aparecen muy raramente. La mayoría de personas son una mezcla de dos o tres tipos. Puede ocurrir que cabeza, tronco y extremidades pertenezcan a tipos distintos, lo cual complica la clasificación.

Como punto de partida para la investigación, y en virtud de ciertas indagaciones realizadas, el autor tiende a aceptar que en un determinado horóscopo, la posición del Sol puede ser una indicación del tipo de constitución de la cabeza, la posición de Saturno una indicación del tipo del tronco y la posición de la Luna del tipo de las extremidades.

Bibliografía: “Körperbau und Charakter” (Constitución física y carácter)1929, 1955.También escribió sobre den sensitiven beziehungswahn???? (1918), sobre histeria (1923/1958), sobre personas geniales (1929/1958), sobre psicología médica (1922/1956) y sobre diagnosis y terapia multidimensional (1958, Festschrift???? zu su 70 cumpleaños).

Kentron – Puntos cardinales

Kentron – Puntos cardinales

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)

Kentron, del griego. Kentra = los cuatro puntos cardinales o ejes principales del sistema de casas: AC, IC, DC y MC.

Estos puntos son iguales en todos los sistemas de casas (con excepción del sistema de casas iguales), puesto que se trata de puntos naturales y no de divisiones matemáticas como es el caso de las casas intermedias (2, 3, 5, 6, 8, 9, 11 y 12) de los distintos sistemas.

Desde que en la astrología existen las casas (siglos II y I a.C.) los kentra han tenido un significado especial puesto que se trata de los puntos cardinales (cardines = gozne) del sistema astrológico. En Grecia, en el siglo II a.C. al principio sólo se conocían los kentra dados por la naturaleza.

La división en cuadrantes no se produjo hasta el siglo I a.C.

Desafortunadamente, al realizar interpretaciones, con frecuencia se hace énfasis sólo en el AC o en el AC y el MC, olvidando que conjuntamente con los puntos opuestos DC y IC estos forman unas polaridades llenas de significado.

Desde el punto de vista psicológico representan las dos aspiraciones más esenciales del ser humano: AC-DC = la aspiración social, el eje de encuentro; ICMC = la aspiración al crecimiento, el eje de individualización.

NT: Según Wikipedia, Cardinal viene del latín cardo: Término empleado en la planificación urbanística en el imperio romano. Denota una calle con orientación norte-sur en un campamento militar o colonia. El cardo principal es el Cardo maximus, que se cruza perpendicularmente con el Decumanus maximus, la otra calle principal. La palabra tiene su origen en la línea que trazaban los augures de norte a sur cuando realizaban los auspicios durante la fundación de una ciudad.

Karma

Karma

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)

Concepto que suele aparecer a menudo en la literatura astrológica actual aunque, la mayoría de las veces, definido de forma no demasiado exacta.

El origen de esta palabra se encuentra en la religión hindú, en la que está inseparablemente unido al concepto de dharma y a la doctrina bramánica de la reencarnación.

No obstante, la mayoría de autores occidentales entienden el karma como la ley de causa y efecto, y lo interpretan como una carga negativa o como deudas contraídas en vidas pasadas. De este modo, de manera típicamente cristiana, el énfasis recae en la culpa kármica (el dogma del pecado original).

Bien al contrario, la filosofía brahmánica original ve en el karma todas las condiciones del carácter creadas en vidas pasadas (también positivas, pero fijas). El dharma muestra, en cambio, las posibilidades que se pueden dar con una actitud consciente interesada en avanzar en el proceso de desarrollo. Esto incluye también la libre capacidad de reconocimiento y de decisión. No obstante, en la astrología hindú que se practica en la actualidad, en base a estos conceptos se realizan interpretaciones fatalistas rígidas de los nodos lunares (Rahu y Ketu), de forma que no puede hablarse de libertad de decisión.

Los astrólogos occidentales tienden a identificar el karma en posiciones aisladas del horóscopo. Siguiendo el modelo hindú, la responsabilidad del destino se atribuye frecuentemente a los nodos, mientras que algunos autores consideran que es más adecuado atribuirlo a Saturno.

En realidad, todo el horóscopo es una representación de estructuras kármicas, a partir de las que el espacio dhármico libre sólo puede reconocerse con un cuidadoso punto de vista holístico-psicológico.

Júpiter

Júpiter

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)

Júpiter es el planeta más grande de nuestro sistema solar. Es uno de los diez «planetas» astrológicos (incluyendo el Sol y la Luna) que, en un horóscopo, representan las cualidades o capacidades básicas comunes a todos los seres humanos. En este sentido, Júpiter es el instrumento de percepción y valoración.

Continuar leyendo Júpiter

Johfra

Johfra

Extracto del Astroglosario de Bruno Huber (traducción: Joan Solé)

Ilustrador y esotérico holandés. En 1973 recibió el encargo de pintar los doce signos zodiacales de la editorial Verkerke, una editorial de pósteres. Desde entonces, estas pinturas de los signos están en todo el mundo(desde tamaño postal a tamaño cartel).

Son minuciosas representaciones en un estilo naturalista, casi fotográfico del pasado siglo. Su contenido son las conocidas formas de los signos zodiacales, enriquecido con los símbolos de los regentes y (según Johfra) los correspondientes signos cabalísticos y alquímicos.

Las imágenes son muy recomendables bajo la perspectiva del pensamiento astrológico tradicional. Johfra puso mucho énfasis en plasmar la parte espiritual de los signos. No obstante, desde el punto de vista del pensamiento psicológico, no tienen contenido.

El mismo Johfra escribió en su libro «En la descripción adjunta de los doce signos… he excluido conscientemente la interpretación psicológica… en el simbolismo empleado, mi punto de partida es la evolución del alma en el ciclo de los doce signos zodiacales».

Virgo